www.papcat.tk

Pla d'Acció per la Poesia

dijous, d’octubre 11, 2007

Impía trinidad

Es otro de los que creo mejor escritos por Otto, ya pondré más de los suyos hasta que no tenga internet y se los pueda colgar solo.






Uno fueron, mas se dividieron,
En ellos cayó la maldición,
Hasta su postrera unión,
Reyes del caos,
decían: aquí estamos; resignaos,
pero se pudo evitar,
un fin aún por llegar.

De uno se hicieron tres, dicen las leyendas,
De sus voluntades les quitaron las riendas,
Desastres seguían provocando,
Deseaban volver, su naturaleza iban demostrando,
Mal menor sentenciaron los sabios,
Conocedores de los malos augurios.

Al primero mataron,
En ello erraron,
Su alma con perseverancia,
Se reencarnaba con arrogancia,
En una pobre familia, se refugió,
Y a sus descendientes, otorgó,
Siendo mortales, sus atributos,
De padres a hijos; el muy astuto.

Al segundo martirizaron,
Luego, estúpidamente adoraron,
Al pobre cadáver de éste,
Nunca algo vello avistaron, aún en estado pestilente.
Al tercer día, de su féretro escapó,
A sus verdugos y a su prole les preparó,
Grandes males en forma de guerra,
Pestes y hambrunas en toda la tierra,

Al tercero encerraron,
En una cueva y la sepultaron,
Con dentro de ella fieros demonios,
De lo que allí acaeció no hubo testimonio.
A una pared estaba encadenado,
Ante un plato de comida fuera de su alcance estaba postrado,
Ante los demonios no se amilanó,
Con fiereza, como su amo se erigió,
Entre ellos su amante,
La locura imperante,
Y la soledad acompañó a los malditos,
Si nada escuchaban proferían gritos.


La humanidad, descuidó,
Su seguro de vida olvidó,
El tiempo consiguió liberar,
A los tres malditos que querían retornar,
Se perdió el sello de su escondida voluntad,
La encontraron esparcida, poco a poco recuperaron facultad,
Seguía la sociedad hacia ellos contraria,
Fueron marcados como parias.
No desistieron en su empeño,
Sin ser completos nada era hogareño,
Su desesperación era mayor,
Si no se encontraban nada era peor.

Con ansiada felicidad,
Se han encontrado, en plena vitalidad,
Con mayor capacidad se encuentran,
Tras largas penurias que se cuentan,
Tras tantos siglos solos y tristes,
Renuncian a volver a ser el uno que fueron, los días grises,
Para ellos se han acabado,
Tres veces azotarán a un mundo refinado.

Juntos, compañeros de destrucción serán,
Los estultos y los imbéciles sus nombres recordarán,
Que miren los necios al cielo,
De rojo se tiñe no hay pájaro en vuelo,
Que los idiotas griten de horror,
De sangre ya sienten la olor,
EL fin se cierne sobre los hombres,
Los tres parias del Apocalipsis de terroríficos nombres,
Aparecen en escena, deus ex machina para culminar,
La existencia de lo que nunca fue, terminar,
Y sumir en desorden con pánico profundo,
A ese suyo mundo, que quisieron arrebatarles,
Se les verá de júbilo abrir sus fauces,
De ellas saldrá el caos pues en ellos es oriundo.

Onikage esuriensapientis, Sun Tzu Stratiota, Varno Josecristo.

1 Comments:

Blogger Eva said...

Eii. Bona resurrecció!

M'estic posant les piles que consti;)

12:53 p. m.  

Publica un comentari a l'entrada

<< Home